No todo lo que brilla es oro… ni la manzanilla es té

por Denisse Díaz – Tea Master Sommelier.


Creer que mamá mintió o pensar que el remedio de la abuela, el cual había bebido por años, no sea más que un invento…. me hizo preguntarme: ¿Es posible haber vivido engañada por tanto tiempo? ¿Acaso la manzanilla funcionó como simple placebo y jamás tuvo el poder real de hacerme sentir mejor?



La respuesta es NO. Efectivamente, la manzanilla (Chamaemelum nobile) tiene una innumerable cantidad de beneficios. Me gusta resaltar que ayuda a mejorar nuestra digestión, a tranquilizarnos y a reducir la inflamación. Pero….simplemente no es té.


El té se produce únicamente de la planta del té, así como el vino de la uva o el mezcal del agave. El té, sin importar si es blanco, verde, amarillo, oolong, negro u oscuro (pu’er), se elabora a partir de Camellia Sinensis. Todos se obtienen de la misma planta (en su versión de arbusto o árbol), aunque existen distintas variedades y procesos que los dotan de características que los convierten en obras de arte únicas e irrepetibles, con aromas y sabores propios de cada tipo de té.


A pesar de que existen distintos factores que determinan el tipo de té, entre ellos la variedad de la planta, terroir, clima, tipo de corte, estación de cosecha, entre otros, el secreto está en el grado de oxidación. El té pasa por un proceso similar al de la manzana que hemos mordido y dejado sobre la mesa, por salir corriendo a cualquiera que sea nuestra actividad, y que su color se ha oscurecido.



El maestro artesano decide el grado de oxidación, eligiendo así el tipo de té a producir. La combinación de los componentes celulares de las hojas con el oxígeno, son los responsables de los colores y aromas que percibimos en cada cuenco de té. Los tés blancos son los menos oxidados, por lo que desarrollan sutiles aromas y sabores, reminiscentes a flores blancas, azúcar y en ocasiones frescos duraznos. Por su parte, el té negro, al ser totalmente oxidado, presenta un perfil más robusto con notas amaderadas, tostadas, ahumadas, cítricas, o florales.


Todas las demás bebidas, elaboradas  a partir de la decocción o infusión de distintos ingredientes (frutas, flores, frutos secos, raíces, cortezas, semillas, especias, etc) que no incluyen hojas de Camellia sinensis, son tisanas.


A partir de ahora, saben que tomamos tisana de manzanilla, aunque mamá nos siga dando “té de manzanilla” con todo su amor.




#Te #TeaQuinto #BuenaVibraFest #Manzanilla

Síguenos

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Pinterest - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

​© 2020 by Buena Vibra Fest. 

Suscríbete y entérate de nuestros eventos