November 23, 2016

July 18, 2016

Please reload

Entradas recientes

Opciones para ayudar en el Buena vibra fest.

November 22, 2017

1/5
Please reload

Entradas destacadas

Enfermar para Sanar

Cuando pensamos en enfermedad, relacionamos su cura con fármacos. Hoy que todo gira a un compás acelerado, la salud es un concepto material poco complejo. Más allá de vernos como un todo, nos consideramos partes fragmentadas. 

 Lo cierto es que el ser humano se compone de muchos cuerpos: el sutil, el emocional, el físico... a los que debemos de prestar atención de forma integral. En realidad, las enfermedades son grandes oportunidades para sanar y sus síntomas físicos, son una barrera para que no nos afecten de manera orgánica. 

Cuando entendemos que la salud viene de adentro, aprendemos que la enfermedad no es algo que se pueda “evitar” o “superar” de la manera más rápida posible, sino una invitación hacia nuestra introspección para observarla, aceptarla, sanarnos, aprender y crecer.  

Y es que las manifestaciones físicas, nos hablan de nuestro estado emocional y espiritual, de nuestro entorno, de nuestras relaciones, de lo que pensamos, de lo que comemos, de cuánto descansamos… de todos nuestros hábitos.  

Y desde luego, si nuestro nivel de estrés es alto no vamos a dormir bien; si estamos ansiosos quizá fumaremos o si estamos cansados comeremos comida empaquetada en lugar de prepararnos una rica ensalada. De modo que para ser saludables es necesario estar en armonía con todo nuestro “Ser Humano”.  

Partiendo de esto, es importante aceptar que cada quien es responsable de su propia salud y que para mantenerla hay que llevar un estilo de vida saludable, esto incluye el confrontar nuestras emociones, observarlas, reconocerlas, aceptarlas, ponerles nombre y hacer uso de las técnicas de sanación que estén más acorde a nuestras necesidades, carácter y personalidad.  

Por fortuna, existen muchas y muy diversas alternativas. Cada vez existen más terapeutas profesionales y holísticos preparados para guiarnos en este camino de gran trabajo y entrega.  

Estamos inmersos en una absurda demanda de cosas materiales y de un estilo de vida que sugiere conseguir un supuesto “éxito” y esto sólo consigue estresarnos. “Vivimos” trabajando, pegados a la computadora y al celular, empapándonos del mundo sin darnos cuenta que nos perdemos de lo que pasa en las calles, en nuestras vidas reales y en las de nuestras familias.  

Todo esto evita que vivamos en el presente. Y por supuesto, se ve reflejado en nuestra salud y en nuestra percepción y experiencia del mundo y de la vida.  

Como animales sociales venimos a crecer en comunidad. Es a través de nuestras relaciones que vamos convirtiéndonos en Seres Humanos Verdaderos. Las personas que están en nuestra vida, son reflejo de lo que necesitamos trabajar o “voluntarios” para aprender a pedir perdón o para aprender a perdonar. Estar en armonía con nosotros mismos y con quienes nos rodean nos dará paz.  

Somos seres creadores de infinita capacidad. Siempre he dicho que “soy Dios, parte de Dios y manifestación de Dios” y como yo, lo es y lo somos todos. Es por esto que es muy importante que le pongamos atención a nue